Utensilios de cocina: se impone lo creativo

utensilios de cocina bergner
Bergner es una de las marcas que más apuesta por los nuevos utensilios de cocina.

Transversales y eclécticos, los pequeños utensilios de cocina constituyen uno de los elementos de la cocina que menos ha sufrido la crisis, dado que las ventas se han mantenido. Sin embargo, se enfrentan  a una presencia muy importante de importaciones y a una competencia creciente de productos de bajo precio. Por ello, la diferenciación (en un segmento saturado) resulta imperativa a la hora de competir.

Gracias a su precio asequible, a la gran diversidad de opciones y al atractivo diseño, los pequeños utensilios de cocina son una de las familias más agradecidas y divertidas del mercado del menaje, con un alto volumen de rotación, un elevado grado de reposiciones y una alta compra por impulso. Y es que los utensilios de cocina no solamente se compran cuando hacen falta, sino también cuando se quiere añadir un gadget divertido, con un nuevo diseño, a la cocina. Su bajo precio lo hace posible, como también la gran multitud de canales comerciales donde los encontramos y un diseño atrativo, que favorece la compra.

Utensilios de cocina: color y funcionalidad

El color y la funcionalidad distinguen la oferta de pequeños utensilios de cocina, elementos imaginativos que aportan un toque diferente, ofreciendo nuevas soluciones a viejas necesidades. La capacidad de innovación no decae, en un producto que ofrece casi infinitas posibilidades. La familia no cesa de crecer y parece que la imaginación no conoce límites. Una de las vías principales de innovación consiste en aportar nuevas soluciones a las tareas cotidianas de la cocina y, en este sentido, han aparecido una multitud de utensilios muy específicos, que sirven p ara pelar y cortar ajos, descorazonar una manzana, vaciar un aguacate o controlar el tiempo de cocción de un huevo.

Algunos son realmente creativos e incluso sorprendentes y casi podríamos decir que existe un utensilio para cada una de las funciones que desarrollamos en la cocina… o incluso más: existen varios utensilios que resuelven de distinto modo una misma función, como puede ser pelar una piña y cortarla a rodajas. Los nuevos utensilios resuelven de una manera diferente viejas necesidades: desde escurrir hasta cortar, dosificar, decorar, pelar o rallar. La variedad es amplia y, con ello, nos damos cuenta de que este segmento de mercado, siempre agradecido, adquiere un lugar preferente entre los lanzamientos del sector menaje, abocado hacia aquellos productos que mejor funcionan.

Nuevas necesidades

Al mismo tiempo, aparecen nuevas necesidades que cubrir. Por ejemplo, el auge de la repostería ha comportado la aparición de utensilios específicos para hacer dulces, como los pinceles, en los sets donde antes solo cabían cucharas y palas. Del mismo modo, las nuevas tendencias en presentación de platos han puesto de moda utensilios como los biberones o los aros de emplatar. La unión de varias funciones en un mismo utensilio es otro de los factores de crecimiento de este sector, dado que pemite por un lado ahorrar espacio para guardarlos; y, por otro, dinero, al comprar un solo producto en lugar de dos o tres.

De este modo, aparecen espátulas con filo de sierra, que permiten dividir los alimentos en porciones; cucharones que, al mismo tiempo, escurren; o servidores de espagueti que están provistos de agujeros medidores. También en aras del ahorro de espacio encontramos los utensilios plegables, algo impensable hasta la introducción dela silicona en este sector. Ahora ya no sólo se trata de escurridores, sino también de moldes para helado plegables. En materia de diseño, la integración de un extenso colorido y, sobre todo, la adopción de formas que rompen con lo habitual son las tónicas dominantes.

La imagen del embalaje, clave

En este tipo de productos, el embalaje supone una buena parte de la venta. No solamente se trata de hacer atractivo el artículo, sino también de explicarlo, sobre todo cuando se trata de utensilios con utilidades nuevas, quizás desconocidas para el usuario, como puede ser un extractor de corazones de manzana, por ejemplo. Un buen esquema explicativo, sencillo y entendible, puede facilitar mucho la venta. El mercado de los utensilios de cocina es t an extenso que resulta casi inabarcable. Se trata de uno de los segmentos del menaje con más variedad de diseños y de usos, sobre todo en lo que respecta a los utensilios para la preparación de comidas.

Si pretendiésemos hacer una categorización, tendríamos, por un lado, los utensilios para remover, servir y coger los alimentos (son los clásicos cucharones, espátulas, espumaderas y cucharas que encontramos en un bote multifunciones). Pero también tenemos los utensilios de repostería (espátulas, batidores y pinceles); los que sirven para abrir (botes, latas y botellas); los que escurren (escurridores, coladores y centrifugadores); aquellos que trituran (pasapurés); modelos que rallan, pelan y cortan (ralladores, mandolinas, peladores y molinillos); los que trocean y extraen (utensilios especiales para los diferentes tipos de frutas y hortalizas); otros que adornan nuestros platos (aros de emplatar y biberones)… y nos dejamos muchos más, entre ellos los rompenueces o los prensadores de ajos.

Nuevas formas y materiales

Los utensilios de cocina clásicos se reinventan y adoptan formas que los camuflan, convirtiéndose en objetos casi decorativos. Los tonos eléctricos, brillantes, dinámicos y jóvenes protagonizan las novedades, uniéndose a la tendencia de concebir la cocina como un espacio creativo y lúdico. Naranjas, rojos, fucsias, azules fuertes, verdes intensos y combinaciones contrastadas de blanco y negro copan los últimos lanzamientos, siendo frecuentes las combinaciones de diferentes colores. También detectamos un auge de los tonos pastel, en línea con lo que sucede en otras familias del sector del menaje.

Quizás el utensilio de cocina ya no esté hecho simplemente para guardarlo en un cajón, sino para exhibirlo a la vista de las visitas. Su estética moderna ha sido potenciada con la irrupción de la silicona y del color. La diversidad de materiales disponibles es otra de las características que definen a este sector y ha sido una de las vías de crecimiento e innovación durante los últimos años. El nylon, la silicona y diversos materiales de origen sintético han ganado terreno a los clásicos utensilios metálicos, que tras reducir de modo notable sus ventas han encontrado un espacio de mercado estable y fiel.

Otros materiales como la madera han perdido peso, aunque sigue siendo la preferida entre los consumidores que optan por lo natural. Los utensilios bimateria es una de las opciones más exploradas: pueden combinar acero inoxidable y silicona (especialmente interesante cuando se trata de no rallar los antiadherentes de sartenes y cazuelas); o silicona y nylon, obteniendo los máximos beneficios de cada material.

Red comercial

Los utensilios de cocina son sin duda el producto de menaje que goza de una red comercial más extensa. El hecho de que ocupe poco espacio en los lineales hace que apuesten por este artículo tanto tiendas de menaje y hogar como establecimientos multiprecio, ferreterías, supermercados e hipermercados, donde llegan a convertirse en productos de elevada rotación. Determinadas marcas están más presentes en unos que en otros canales e incluso las hay que han tomado la decisión de limitar su presencia a los establecimientos especializados, renunciando al canal de precio más bajo.

Varios canales

Cierto es también que determinados utensilios muy especializados o algunos diseños únicos solamente pueden encontrarse en las tiendas especializadas. Los utensilios se presentan a menudo en atractivas cajas expositoras, que pueden colocarse encima del mostrador, a la vista del consumidor. Y , frecuentemente, se trata de artículos con una elevada rotación y con un cierto componente de compra impulsiva, de nuevo favorecida por su asequible precio. Por ello, el consumidor asume que tendrán una vida útil relativamente corta y que los cambiará cuando encuentre una alternativa mejor o, simplemente, cuando quiera darle un aire nuevo a la cocina.

A pesar de ello, la calidad es, en general, elevada, incluso en canales no especializados como los hipermercados o las ferreterías. Por todo ello, es uno de los productos del menaje que mejor ha resistido la crisis y que ahora recupera ventas de manera más rápida. Sin embargo, también es un sector que sufre una elevada competencia y saturación de mercado, con una presencia muy importante de importaciones, sobre todo en el segmento de precios más bajos. Al mismo tiempo, se introducen en este mercado firmas europeas y americanas de productos de alta calidad y hacen su incursión empresas de cuchillería o de menaje de cocina, que lanzan algunas líneas complementarias en este segmento.

Margen de crecimiento

La frecuente introducción de nuevas firmas en este segmento demuestra que existe todavía un amplio margen de crecimiento. El de los utensilios parece haberse convertido en uno de los mercados «escape», hacia donde muchas marcas dirigen sus esfuerzos. Muchas son también las firmas que apuestan por diversificar su oferta e integran gamas de precios más bajos, para acercarse a un grupo más amplio de consumidores. Los productos de importación de bajo precio tiene un peso importante dentro del total de la demanda. Pero también es cierto que el utensilio con un cierto grado de diseño y de calidad está consolidado en nuestro mercado.

El consumidor es cada vez más consciente de la importancia de escoger un producto con garantías y, al mismo tiempo, busca innovación. Hay que asumir que éste es un mercado que cambia a gran velocidad y que la novedad que funciona perfectamente hoy puede que no lo haga el año próximo.

Check Also

JAMONEROS ARCOS

Los jamoneros rompen la estacionalidad

La demanda de soportes jamoneros ha experimentado en los últimos años un cierto auge y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =