chefjet 3d

Comida impresa en 3D: cuando la realidad supera a la ficción

La impresión 3D es una tecnología que permite crear modelos y estructuras tridimensionales mediante diferentes técnicas de inyección y extrusión. Esta tecnología se desarrolló principalmente en el entorno de la ingeniería de los materiales con el fin de reducir los tiempos y costes del desarrollo de moldes y estructuras tridimensionales necesarias en el proceso de diseño industrial.

Desde hace un tiempo, los sistemas de impresión 3D han dado el salto al campo doméstico y permiten, mediante un interfaz adecuado, llevar al mundo físico un modelo digital desarrollado en nuestro ordenador. Si ya de por sí esto puede parecer espectacular, lo es aún más que se haya conseguido llevar ya esta tecnología al mundo de la gastronomía.

Una empresa española, Natural Machines, ha lanzado Foodini, que apuesta por la impresión 3D con el objetivo de preparar alimentos saludables de forma fácil y divertida. Utiliza un modelo de cápsulas abiertas, lo que significa que el consumidor prepara y coloca los ingredientes frescos en Foodini, que imprime una gran variedad de productos: carne, masas, frutas, verduras… con formas insólitas, imposibles en la vida real. Por supuesto, conectada a Internet para poder seleccionar las recetas preferidas y compartirlas por las redes sociales o para gestionar el dispositivo desde el smartphone o tableta, a distancia, para que al llegar a casa el plato esté caliente y listo para ser degustado.

foodini 3d food printer

Hay otra empresas que han lanzado máquinas semejantes, como ChefJet, pensada para el mundo de la repostería, que trabaja con ingredientes como el azúcar, chocolate y sabores artificiales como la vainilla y frutilla, además de colorantes. Por su parte, Choc Creator es una impresora 3D especializada en chocolate, que puede crear formas y combinaciones exquisitas diseñadas desde el ordenador.

Pero este sector está todavía en un estado de evolución muy incipiente. Por ejemplo, no se puede imprimir con todo tipo de ingredientes y todavía no se ha conseguido introducir la cocción entre las funciones de las impresoras: la mayoría de máquinas no cuecen y se necesita terminar el plato en el horno, en la sartén o en la olla. Para imprimir una pizza o un pastel, por ejemplo, hay que proporcionar la materia prima, programarla y esperar a que se prepare el plato, un proceso que puede tardar desde sólo cinco minutos hasta veinte o treinta, dependiendo de la receta y la dificultad. Su uso se está extendiendo sobre todo en el sector de la pastelería creativa.

Check Also

moulinex black friday

Moulinex se suma al Black Friday con importantes descuentos

Desde Moulinex quieren que los usuarios inviertan el tiempo en lo que más les gusta, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 1 =